miércoles, 30 de septiembre de 2015

Hombres muertos que caminan (27)


la violencia_

Estoy tan triste porque soy un hombre,
porque el hombre hace daño,
hace daño, hace daño.



        Se cruzan contigo por la calle, pasan por delante y miran a otro lado. No eres nadie, ya no te conocen, hueles mal, estás podrida. Y son personas que durmieron en ti, con las que compartiste un sofá, la confesión, el tenedor, las horas, el ruido... gente que con sus actitudes te deja con la boca abierta y que no comprende el daño que provoca con su indiferencia absurda y hostil.
Son esos los momentos en los que te invade la ira, en los que desearías no existir así, abrazada a la norma, a los malditos códigos de conducta, renegar de todo, de los principios que te inculcaron y ya no sirven para nada. Ya no.
Y escupirles a la puta cara.

3 comentarios:

  1. Ja, ja, ja. Bueno, creo que es un post un poco exagerado, ja, ja, ja. Te invade la iraaaaaaaaaaaaaaaaaa.... y al final, nada es para tanto :).

    ResponderEliminar
  2. Todo depende del momento y las circunstancias en que te pillen :P

    ResponderEliminar