lunes, 12 de febrero de 2018

Memorias de una geisha (por Sandra Carbó)

 Autor: Arthur Golden
Idea original, dibujos y fotos del proyecto editorial: Sandra Carbó

 "Pues cuando una geisha se levanta por la mañana es una mujer como cualquier otra. Puede que tenga el cutis grasiento tras las horas de sueño y que le huela mal el aliento. Cierto es que puede llevar un peinado asombroso, pero en cualquier otro respecto es una mujer como todas, y no es una geisha. Sólo cuando se sienta ante el tocador para maquillarse se convierte en geisha. Y no me refiero a que esto suceda cuando empieza a parecerse físicamente a una geisha, sino a cuando empieza a pensar como una geisha."    
                                             
Encuadernación: Pino encuadernaciones

 
 









 "...el prefijo «gei», de geisha, significa «artes», 
de modo que la palabra «geisha» significa «artesana» o «artista»".













"Una geisha con poco nivel podría aceptar este tipo de arreglo; probablemente querrá aumentar sus ingresos y aceptará prácticamente todo lo que se le ofrezca. Puede que una mujer así se llame a sí misma geisha; pero yo creo que hay que verla bailar, tocar el shamisen y realizar la ceremonia del té antes de decidir si es una verdadera geisha. Una verdadera geisha nunca echará a perder su reputación de este modo, poniéndose a disposición de un hombre por una sola noche."






"Desde el momento en que el Presidente me dijo la primera palabra, olvidé que estaba buscando un signo sobre mi futuro. Pero cuando vi en su mano el pañuelo con la moneda dentro, se parecía tanto al pequeño sudario de la mariposa, que supe que por fin había encontrado el signo que buscaba. Tomé el atadijo y, haciéndole una profunda reverencia, intenté explicarle lo agradecida que me sentía, aunque estoy segura de que mis palabras no le transmitieron plenamente mis sentimientos. No le estaba dando las gracias por la moneda, ni tampoco por la molestia que se había tomado al detenerse a ayudarme. Le estaba dando las gracias por... bueno, por algo que no estoy segura de poder explicar ni tan siquiera ahora. Por mostrarme que en el mundo se puede encontrar algo más que crueldad, supongo."


"No sé decirte qué es lo que nos guía en esta vida; pero yo caí hacia el Presidente como caen las piedras al suelo. Cuando me corté el labio y conocí al Señor Tanaka, cuando murió mi madre y me vendieron sin piedad, todo ello fue como un arroyo que discurre sobre piedras antes de alcanzar el mar. Incluso ahora que se ha marchado lo sigo teniendo, en la densidad de mis recuerdos. Contándote mi vida la he vuelto a vivir."


1 comentario:

  1. Extraordinario proyecto editorial de Sandra Carbó para este best seller de Arthur Golden, sobre el que, posteriormente se hizo una peli, producida por Spielberg y dirigida por Rob Marshall. Me gustaron ambas, novela y película.

    Para seguir los trabajos de esta diseñadora gráfica, a quien agradezco su colaboración con este blog y su confianza en nosotros (Pino encuadernaciones), pinchad en su nombre. Es una mujer polifacética, políglota y con las ideas claras.

    El siglo XXI ya está aquí y vive en ella :).

    Muchísimas gracias Sandra. Mucha suerte.

    Y FELICIDADES ;).

    ResponderEliminar