miércoles, 1 de febrero de 2023

Por qué llora la maestra

 "Tú eres diferente a los demás; todos lo somos. Miramos el mismo mar, la misma nevada, pero cada uno ve una ola distinta al romper, un copo de nieve traspasado por la luz. Esa visión tuya es única, y es lo que nos tienes que contar."

                                      Gonzalo Moure

                                       Editorial Kalandraka

domingo, 22 de enero de 2023

La suerte


Fotografía: Elena Dean @bicodepulga

Aunque Wikipedia cataloga la suerte como el resultado positivo o negativo de un suceso poco probable, mi definición favorita hasta el momento la da James Mathew Barrie en Peter Pan, cuando cuenta que un niño que buscaba con ahínco un penique por el parque, encontró dos. Pura chiripa. Suerte es también una canción de Shakira, el nombre de una administración de loterías de O Porriño, y el trébol de cuatro hojas. Mala suerte es cruzarse, por ejemplo, con un gato negro, aunque sea de tu vecino. A todos nos ha pasado. Con cierta frecuencia hemos tenido golpes fatales, rachas que es preferible olvidar. Parece fácil, pero no, valorar nuestro nivel de fortuna. Todo depende, imagino, de con quién nos comparemos. Depende del enfoque. No soy Siri Hustvedt, pero tampoco una mujer afgana. No soy una PAS, pero tampoco una momia. No me ha tocado la lotería, pero al menos tengo trabajo. Aún así, aún estando en ese confortable punto medio, evitamos pasar por debajo una escalera. Nos da pánico que se nos rompan los espejos. Compramos Budas y los metemos en casa, aunque se hayan quedado totalmente desfasados. Me pregunto qué sucedería si solo tuviésemos buena suerte. Si obtuviésemos todo aquello que deseamos. Me pregunto si esos deseos tendrían fin. Y si ese fin sería bueno. Pero ya no. Ya no será posible saberlo. Puto gato. Puto gato negro.

sábado, 14 de enero de 2023

Cosas raras que se oyen en las librerías

 "CLIENTE: ¿Tenéis libros con pasajes que se puedan leer en un funeral?
LIBRERO: Claro, lo ayudaré a buscarlos.
CLIENTE: Gracias.
LIBRERO: Y le doy mi más sincero pésame.
CLIENTE: No se preocupe, sólo ha sido el conejito de mi hija."

                                                                       Jen Campbell
                                                                 Editorial Malpaso 

domingo, 8 de enero de 2023

Niebla


Foto: Elena Dean @bicodepulga

Seguir el sendero creado por otros es una opción. Trazar nuestra propia senda, atravesar la niebla, lo desconocido, las incógnitas, los deseos, es una elección. Nadie sabe, en realidad, cuál es el camino, porque hay muchísimas opciones, la mayoría correctas, pero tal vez solo una, apasionante. Decantarnos por ella depende de cada uno de nosotros. De nuestro coraje, de nuestra valentía, de nuestra falta de sentido común. Todos nos hemos equivocado más de una vez, pero sabemos que cometimos esos errores porque creíamos firmemente en ellos, porque movieron algo dentro de nosotros. Las pasiones que nos han cegado son nuestro ojalá definitivo. Nuestro riachuelo de agua turbia favorito. De nada sirve arrepentirse. Lo que cabe es aceptar y tratar de no volver a caer. O tal vez sí. Somos animales de costumbres, y una costumbre más es equivocarse, algo que no nos encanta, pero que es inevitable. Llegará un día en que se premien los errores, en que se dé un plus por fallar. Ahí estaremos, entonces, muchos de nosotros, agazapados, felices de que al fin, haya llegado nuestro momento. Y sea todo niebla.

lunes, 2 de enero de 2023

Pequeno álbum de Nova York en inverno

  "Aterramos no JFK á tardiña e tras hora e media de metro chegamos ao noso hotel con encanto na rúa 31 de Manhattan, un edificio adorable co chan de moqueta e papel pintado nas paredes. Dende a fiestra, podiamos ver o Empire State. Cada noite iluminábano dunha cor diferente: un día por unha causa solidaria, ao día seguinte por outra, coma se existise algunha relación oculta entre a solidariedade e as cores estridentes. "Oxalá poidamos velo normal algún día", murmuraches apesarada.

    Acaso non lembras que cando me coñeciches eu ía disfrazado de Mariano Rajoy?"

         Un libro de debuxos de Berta Dávila 
                               con textos de Carlos Meixide.
                               Rodolfo e Priscila, editora indecisa.

sábado, 31 de diciembre de 2022

31 de diciembre

 Aunque ha sido un año difícil, me he sentido especialmente acompañada por el talento de Fernando González, que bajo el pseudónimo de Efialtes ha puesto imagen a 24 publicaciones de este blog, en las cuales he colocado las palabras que cada una de esas fotos me inspiraban. 

El talento de Fernando es indiscutible. Su mirada llena de realismo a veces y de simbolismo otras ha contribuido a hacernos transitar por este año con una carga de belleza con la que no contábamos, con un grado de sensibilidad añadido y espero que apreciado por tod@s.

Ha sido un placer contar en No me libro ni lo intento :) con la colaboración de un ser tan especial y generoso. Muchas gracias, Fer, por habérmelo propuesto.

El 2022 se acaba y quiero dar las gracias a quienes comentáis en el blog, en facebook y twitter, a quienes compartís las publicaciones y especialmente a todos los que las leéis. Porque eso me motiva a continuar.

Gracias a barrilete cósmico, por comentar siempre, aportando cositas buenas y valiosa información. Te mereces ya, un podcast :). Gracias a Susana, Popé, Juana, Elena por participar también, con vuestras opiniones y comentarios. Os quiero, como dicen las famosas.

El año que viene, más imagen, más palabras y el mismo buen rollo de siempre, espero. Cuento con vosotr@s.

                                                Feliz 2023. Que la suerte nos acompañe :)


jueves, 22 de diciembre de 2022

Adornos

Fotografía: efialtes_fernando gonzález

 Decorar una casa es algo parecido a decorar una vida. Poco a poco vamos añadiendo perendengues para mitigar la soledad y el vacío y, cuando nos damos cuenta, parecemos la pandilla basurilla. Hay que tener mucho cuidado con los adornos, especialmente si los compras en un chino, porque tenderán siempre a iluminarse y eso, genera adicción al cutrerío. Aunque en estas fechas, da igual, todo está permitido. Y cuanta más luz, más compañía. Navidad ha dejado de ser un Papá Noel colgado de las ventanas para ser sustituido por millones de leds inundando las calles. En nuestra casa de la aldea, todavía cuelgan de los pomos de las puertas los adornos navideños que dejó puestos mi madre hace un año, antes de morir. No los hemos quitado, mateniéndolos como un recuerdo entrañable de uno de sus últimos actos en vida. Como una señal de respeto, aunque no brillen. Como un gesto de amor infinito. Quién sabe cuánto tiempo los dejaremos ahí, inertes, absortos en una extraña melancolía, la de saberse fabricados para decorar de forma singular, el último mes del año, despojados de cualquier otra utilidad. Son adornos que forman parte de un pasado feliz, pequeños talismanes, recuerdos palpitantes que allanan el camino hacia un futuro sereno, solitario y tranquilo. Aunque sin ella.

Felices fiestas.

jueves, 8 de diciembre de 2022

Peticiones

Fotografía: efialtes_fernando gonzález

Poco se sabe de los motivos que nos llevan a dar algo a alguien que pide. Puede que nos mueva la bondad, la compasión, la empatía, o las ganas de quedar bien delante de los demás. Lo cierto es que todos o casi todos, en mayor o menos medida, hemos echado unas monedas, hemos donado un kilo de arroz o hemos pagado una cuota mensual en la ONG que más nos ha tocado la fibra. Todos, o casi todos, tenemos un lado bondadoso, humano, que desea que la situación de los que están peor, mejore. Pero no cabe duda de que existe un cierto aire de superioridad en aquel que reparte limosna, que ve al receptor como un mendigo y no como alguien que bien podría ser él, con un poco de menos suerte en la vida. Lo cierto es que cuando damos, nos gustamos un poco más a nosotros mismos. Damos, también, para sentirnos mejor, para que digan que qué buenos somos, para provocarnos una sonrisa, para alegrarnos el día. Damos, entonces, un poco de asco. Eso lo sabe todo aquel que pide y que finge que no nos detesta, que no nos envidia. Por no saber lo que ellos saben: que la vida puede llegar a ser un asco, terriblemente cruel, miserable e injusta. Que a cualquiera le puede tocar ese boleto. Y que no se debe escupir hacia arriba. Porque mañana podrías ser tú.