martes, 22 de noviembre de 2022

Barrios

 

Fotografía: efialtes_fernando gonzález

Me gusta la vida de barrio. Las calles muertas donde solíamos salir a jugar sin riesgos cuando éramos pequeños. La tienda donde comprábamos chucherías, las hileras de coches aparcados detrás de los cuáles nos ocultábamos al jugar al escondite. Su olor a asfalto y su sabor a balcón con toldo y barandilla. Los barrios son nuestros vecinos tomándose un café en el bar de abajo, los garajes contra cuya persiana los niños lanzaban el balón como si fuese una portería, una pintada en la pared de tu edificio que ponía Manuel y Susana. Los barrios tienen ese aire familiar que los convierte a todos en uno solo, que bien podría ser el lugar donde te criaste y te pelaste las rodillas al jugar al pañuelo. Son las charlas de las vecinas, de ventana a ventana, los tendederos de ropa, las persianas sucias, las plaquetas que se caen de las fachadas de los años 70. Los portales de los primeros besos, los ascensores donde todavía caben cuatro personas, los perritos que sacan a pasear a sus dueños, los gatos en el alféizar de un quinto piso. Me gustan los barrios porque en ellos hay vida, sonido de motores y de pájaros, alegría. Porque son lugares sencillos donde vive gente variopinta y, a veces, infeliz. Porque son los lugares que habito y sobre todo, me gustan, porque no se morirán nunca.

4 comentarios:

  1. Gran foto, reflejo de una época...
    Yo la verdad es que no soy tan entusiasta con el barrio pero bueno es más un tema mío , eso seguro.😅😅😅.
    Será algo parecido al instituto, hace poco ingreso una profesora de mi época , sus clases eran terribles y no era especialmente agradable con los alumnos...no tenía pensado decirle nada pero tanta insistencia en preguntar...pues delicadamente le di mi opinión...supongo que esperaría que la recordaremos con cariño pero no es el caso...como tantos otros , no es ni malo ni bueno , es lo que hay...Yo no le tengo mucho cariño al instituto... evidentemente no se me pasó ni por la cabeza acudir a ninguna celebración del mismo 🤣🤣🤣

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, la del instituto tampoco fue mi mejor época. Y tb bastante llena de profesores cabroncetes y vagos, jaja.
      La vida de barrio, sí.

      Eliminar
  2. Nos límites dos pobos querendo ser cidade asoman imaxes de periferia coma esta en Carballo; estes límites co rural son como as murallas invisibles que manteñen os contactos a raia: o asfalto co asfalto, o millo co millo... Creo que son tamén a imaxe dunha cultura que esqueceu onde vivíu, que non lle gusta onde vive, e que non sabe ónde vivir.
    Pero son barrios, claro. Son fogares, son vidas que acomodarán os recordos co transcurso do tempo, aínda que non sempre de xeito benévolo.

    No meu caso, sigo sentindo algo semellante á morriña do meu barrio, mais no relativo aos centros educativos... estou contigo, Barrilete. Manteñome afastado deses reencontros, e de darse a ocasión -como Bartleby-, preferiría non ter que facelo, non vaia ser que saian a relucir contas sen saldar...

    Quedo coas túas palabras finais, Su: quero que tamén a min me gusten os lugares que habito, quizáis así mantereinos vivos. Sempre acertas, condenada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O que máis me gusta do barrio da túa foto é que semella que hai moitos ocos para aparcar, haha, aínda que a min eso non me afecte. Pero gústame que os veciños teñan esa garantía de tranquilidade :)

      Eliminar